Deev Vanorbeek evoluciona en un mundo poblado con insectos desproporcionados. Juega con una realidad magnificada que impone respeto. Su intervención plástica es vigorosa, sus formas puras, sus volúmenes vibran de una escritura próxima a la caligrafía. Torciendo el alambre del hierro, Deev exhibe sus arañas, hormigas y otros insectos a través de una lupa. Cada una de sus creaciones toma vida con fuerza y hace dudar al observador entre creación y recreación, entre vida y muerte, temor y humor. Hoy, Deev se dirige hacia un arte más abstracto. Les invita que descubra su trabajo a su taller o en su sitio Internet. http://www.vanorbeek.com